El Maestro enseña los domingos – 24/08/2014

232014Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?”.
Ellos le respondieron: “Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas”.
“Y ustedes,
les preguntó, ¿quién dicen que soy?”.
Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.
Y Jesús le dijo: “Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo.
Y yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.
Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”.
Entonces ordenó severamente a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías. Mateo 16,13-20.

 

Lo primero que pregunta Jesús a sus discípulos es lo que otros, la gente, dice de él y las respuestas son variadas… hay muchas opiniones que se tienen de Jesús y todas vienen del afuera, de otros, de aquellos que no son tan cercanos y por lo tanto, no conocen y viven lo diario con él. Esto genera en los consultados, opiniones formadas desde lo poco que pueden ver o conocer.

Preguntar sobre nuestra tarea o sobre nuestras escuelas es importante como así también el poder separar las respuestas y desde allí ir descubriendo “lo que somos para otros”.

Hay muchos que tienen cosas para decirnos, a nosotros y la escuela, escuchemos sus expresiones teniendo en cuenta quienes son y recibamos cada una de ellas desde la humildad y la riqueza que contienen. Incluso nosotros mismo tenemos muchas cosas para decir y un punto a repensar es desde donde lo hacemos… ¿Somos cercanos cuando opinamos sobre nuestra escuela o nuestros colegas? ¿Nos sentimos parte o lo hacemos desde afuera? ¿Sabemos o conocemos aquello de lo que vamos a opinar?

Abrir puertas a la palabra necesita indefectiblemente una muy buena base tanto para el que pregunta como para el que responde y esa base debe ser construida previamente, sino son palabras vacías, sin sentido y que no construyen… hacen todo lo contrario.

 

Después de esto, Jesús quiere saber lo que ellos dicen de él, que se comentan, que opinan después de lo que van viendo y viviendo cerca de él… y la respuesta es muy distinta. Se revela la verdad desde el corazón, desde lo visto y vivido. Lo conocido ayuda y acerca más la opinión a la realidad. La autoridad del que expresa su pensar es clave…  un alumno al que se le permita dar a conocer su sentir es una voz clara y valiosa ya que conoce lo diario de la escuela y de nuestro hacer. Un compañero de trabajo, personal auxiliar, administrativos… son voces cercanas y valiosas que deben ser consultadas y escuchadas.

Dentro de esta enseñanza que hoy nos deja el Maestro, podemos descubrir algo más y que tiene que ver con nuestra identidad. Cuando Pedro toma la palabra y revela su sentir más profundo sobre la identidad de Jesús, este le devuelve lo mismo, su identidad. Supongo que Pedro sabía quien era él pero no lo que era para Jesús.

Descubrir la identidad del Maestro, su querer más profundo para cada uno de nosotros nos permitirá ir descubriendo también nuestra propia esencia, lo que somos y a lo que somos llamados. Una escuela que reconoce al Maestro fortalece su propia identidad, sabe de donde viene y hacia donde quiere ir porque recorre un camino que ya existe y recorrió otro. En Jesús se revela nuestra identidad, el sentido de nuestro hacer diario se hace claro, el rumbo hacia donde vamos lo conocemos y lo recorremos seguros y confiados.

Dejar que nuestro corazón descubra quien es Jesús en nuestra vida, en nuestra escuela y en nuestro ser docente nos mostrará identificados con este Maestro dador de sentido a lo que somos y hacemos… y no hará falta gritarlo o denunciarlo, la propia vida de la escuela y de nuestro hacer de cada día lo irá revelando desde los pequeños gestos y actitudes que ofrezcamos.

Fraternidad Raboni

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s