Inicio > La Palabra > El Maestro enseña los domingos – 19/10/2014

El Maestro enseña los domingos – 19/10/2014

312014Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones.
Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: “Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie.
Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?”.
Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: “Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa?
Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto”. Ellos le presentaron un denario.
Y él les preguntó: “¿De quién es esta figura y esta inscripción?”.
Le respondieron: “Del César”. Jesús les dijo: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios“. Mateo 22,15-21.

 

Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie

¿Cómo es posible definir tan bien la figura de Jesús y al mismo tiempo querer confundir o engañar? ¿Qué es lo que los lleva a reconocer sinceridad, enseñanza, fidelidad y justicia en alguien y no buscarla o descubrirla en ellos mismos?

Querido amigo docente, hoy Jesús nos habla desde lo que somos y a aquello que debe ser nuestra aspiración en la escuela. La Palabra destaca valores en Jesús que podemos tomar y defender cada uno de nosotros, para riqueza de nuestra vida y la de aquellos que son nuestros alumnos y compañeros.

Buscar la sinceridad, la fidelidad y la justicia en lo que hacemos cada día es un llamado sagrado y trascendente. Sagrado porque nos pone en un camino de santidad y salvación personal y trascendente porque invita a otros, acompaña y conduce.

Somos maestros que intentan serlo desde el sello de Jesús y la búsqueda e intentos son parte de este camino… al fin de cuentas, Jesús ama los intentos!!!  Hoy es un buen día para poder pedirle a Dios estos regalos, no solo para nosotros sino para donarlos; proponerle el querer ofrecerlos a aquellos que cada día nos esperan y escuchan.

No podemos dar aquello que no tenemos, es por eso que debemos descubrirlos en nosotros, fortalecerlos, cuidarlos y ofrecerlos. Estamos llamados a la docencia desde la Pedagogía de Jesús, aquella que busca por sobre todo amar al hombre en su integridad.

No es confuso o ambiguo el mensaje de Jesús desde su Palabra, al contrario, el muy claro. Da a cada uno lo que le corresponde, no desde los resultados, los méritos o los logros solamente, sino desde lo que se esfuerza, entrega y logra con lo que tiene y puede. Dios no busca perfección o pulcritud, Dios busca al hombre que lucha, que intenta defender la justicia, que busca la fidelidad toda su vida y que es transparente y sincero. Busca al hombre que se reconoce hermano de otros y que entiende la vida “con el otro”.

Sigamos recorriendo juntos este camino sabiendo que en el caminar, Jesús nos sale al encuentro y nos acompaña… cada día, a cada paso.

 

“Del César”. Jesús les dijo: “Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”

Jesús se enfrenta a un diálogo tramposo, a sus interlocutores no les interesa el sentido de su respuesta sino su contenido visible, su literalidad, para poder usarla en provecho propio ya sea para justificarse ante el poder terreno o bien para sacarse de encima a ese “molesto maestro de Nazaret”. Y Jesús descubre su juego, y no sólo no lo esquiva sino que lo aprovecha.

Hay aquí un primer elemento clave en el modo pedagógico de Jesús: La astucia.

La astucia le permite a Jesús usar en beneficio propio un elemento que claramente estaba preparado en su contra. De esta manera Jesús no se deja manejar por la realidad sino que al  ser capaz de captar la intencionalidad de aquellos que lo “adulan”, puede encontrar elementos para comprender la raiz de la acción y ponerse al frente, conduciendo una realidad que aparecía como sin salida.

La astucia de Jesús podemos redefinirla en nuestra tarea docente como “astucia pedagógica” que comenzará por tener una mirada sobre las situaciones que nos ponen a prueba, que sea capaz de captar intencionalidades, desatarse de palabras engañosas, y diseñar estrategias discursivas y prácticas para que se pueda conducir la realidad.

El segundo elemento está en relación a la respuesta. Una respuesta contundente y precisa que invita al de discernimiento: Lo que es del César al César, pero lo que es de Dios sólo y siempre a  Dios…

Para Jesús poder ver esto resulta esencial para caminar hacia una vida digna de ser vivida .

No es bueno mezclar, parece querer decirnos, no le des al César lo que es de Dios, no le entregues al dinero, al poder, a la búsqueda del éxito, a conseguir el primer lugar… lo que en realidad es de Dios.

Y qué cosas son de Dios? Ante todo La Vida y en ella, la búsqueda de la plenitud, el desarrollo personal que nos hará realmente felices, el sentido fraterno y comunitario, nuestra vocación más  profunda.

Nada de esto le pertenece a los Césares actuales, y si lo tienen es porque se lo hemos dado. Aquellos que vivimos la docencia como una llamado de Dios a servir educativamente a sus hijos y a evangelizar al hombre y la cultura volvemos a ser invitados y despertados desde esta expresión de Jesús.

  • Darle a Dios nuestra vocación será ocasión para descubrir en su corazón compasivo y liberador caminos posibles frente a los problemas visibles.
  • Darle a Dios nuestras escuelas será la posibilidad que puedan refundarse y recrear sus formas, sus proyectos, sus prácticas y sus horizontes.
  • Darle a Dios la vida será entonces la oportunidad de que se encienda una luz en medio de aquellas noches que nos asedian con trampas y engaños y que nos quieren hacer creer que el verdadero Dios es un César al que se contenta con monedas que lo enriquecen a costa de nuestra miseria.

Dios es Dios, lo que a El le demos volverá a nosotros en libertad, paz interior, sentido fraterno y  compasivo, justicia y armonía. Dios es Dios, dejemos que El haga suya nuestra vida y la vida de nuestras escuelas.

 

Fraternidad Raboni

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: