El Maestro enseña los domingos – 12/04/2015

62015Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: “¡La paz esté con ustedes!”. Mientras decía esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor. 

Jesús les dijo de nuevo: “¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes”. Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió: “Reciban el Espíritu Santo.
Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan”. 

Tomás, uno de los Doce, de sobrenombre el Mellizo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús.
Los otros discípulos le dijeron: “¡Hemos visto al Señor!”. El les respondió: “Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré”.
Ocho días más tarde, estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa, y estaba con ellos Tomás. Entonces apareció Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio de ellos y les dijo: “¡La paz esté con ustedes!”. Luego dijo a Tomás: “Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe”.
Tomas respondió: “¡Señor mío y Dios mío!”. 

Jesús le dijo: “Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!”.
Jesús realizó además muchos otros signos en presencia de sus discípulos, que no se encuentran relatados en este Libro. Estos han sido escritos para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y creyendo, tengan Vida en su Nombre.
 Jn. 20,19-31 

 

Al meditar este texto desde una mirada pedagógica, podemos aprender del magisterio de Jesús, que busca estrategias para que “todos” comprendan y experimenten su resurrección.  Tiene que lograr que todos sus discípulos “hagan propio” el gran mensaje de la victoria frente a la muerte.

Sabe que no todos van a lograr comprender estas cosas al mismo tiempo.  Conoce a los suyos y está al tanto de sus características, personalidades, riquezas y debilidades.

Por eso se presenta resucitado ante ellos, en variadas oportunidades y en diferentes contextos.  Sabe que, en sus enseñanzas,  los múltiples abordajes facilitarán la experimentación y apropiación del contenido.

Dedica tiempo y esfuerzo porque no quiere que algunos queden “afuera”, “en los márgenes” de sus enseñanzas.  Sabe que lo que tiene que transmitirles es vital para ellos y busca generar situaciones diversas para que cada discípulo, a su tiempo, asimile la gran noticia de la resurrección.

Sabe que debe despertar en ellos más preguntas que respuestas, más curiosidad que certezas,  más anhelo de saber que conformismo.

 

Señor Jesús,
vos que sabes que somos esencialmente diversos,
vos que ves en la singularidad, una riqueza y una oportunidad,
enseñanos a enseñar con paciencia y ternura.
Señor Jesús,
Maestro de la inquietud y la creatividad,
compartinos tu búsqueda por trascender las apariencias,
enseñanos de tus estrategias inclusivas,
de tu abrazo que lo abarca todo.
Amén

Fraternidad Raboni

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s