Inicio > La Palabra > El Maestro enseña los domingos – 27/09/2015

El Maestro enseña los domingos – 27/09/2015

302015Juan le dijo a Jesús: “Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros”. 
Pero Jesús les dijo: “No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí. 
Y el que no está contra nosotros, está con nosotros. 
Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo. 
Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar. 

Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible. 
Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies a la Gehena. 
Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos a la Gehena, 
donde el gusano no muere y el fuego no se apaga. Marcos 9,38-43.45.47-48. 
Cuando pensamos en el docente y el lugar que ocupa dentro de la escuela, su vida y su rol se cruzan con cientos de vidas diferentes. Vidas con particularidades y formas de pensar y ver que es muy probable, no sean la suya.

Ante esto, indentificándonos con este docente, podemos experimentar la necesidad de la defensa a ultranza de nuestros estilos y criterio o descubrir interiormente la necesidad de la conciliación y el encuentro frente a tantas diferencias.

La Palabra hoy nos propone el descubrir aliados y no contrincantes, personas con otras metodologías u opciones pero que mirando hacia delante, comulgan con lo que para nosotros es clave y trascendente.

Mirar el horizonte o el fin de aquello que vivimos, generamos o realizamos nos permitirá descubrir que los caminos no son exclusivos de mi propiedad.

El necesario pedirle a Dios la Gracia de la humildad para poder abrir el corazón a esta forma de sentir y mirar la vida de los otros. Necesitamos sostener un vínculo profundo con Dios para que nos vaya mostrando al otro como par.

La naturaleza nos lleva a la defensa de nuestros criterios lo que puede confundirnos a pensar que son los únicos válidos, es ahí donde es necesario abrir el corazón a esta propuesta y descubrir que desde el encuentro, el diálogo y la confianza podemos descubrir otras formar y definiciones tan válidas como las nuestras.

Y la Palabra nos habla también de cómo hacer para empezar a descubrir esta otra forma de “vivir con otros”.

Nos habla de no escandalizar, no exponer ni humillar, por el contrario, practicar el amor desde los gestos es un posible camino de sanación interior y exterior.

Cuando la Palabra expresa tan duramente expresiones como arrancar y cortar en realidad a lo que nos invita es a revisar aquello que en nosotros nos complica en la búsqueda de estos gestos de amor hacia los otros. Todo aquello que frena la acción del amor en nosotros debe ser descubierto, denunciado y cambiado (arrancado y cortado).

Jesús deja en claro, desde esta Palabra y también desde toda su vida y misión, que no hay nada más importante que “entrar” en el Reino de los Cielos y que el amor es el camino por el que deberíamos andar.

La experiencia del Reino para vivirla durante nuestra vida y el camino del amor para recorrerlo cada uno de nuestros días… todo lo otro es incompleto y oscuro.

Estimados amigos, lo que Jesús nos propone, si adherimos a Él, no es sencillo. Su propuesta de Amor y Reino…

  • nos pone frente a nuestros límites y pobrezas más profundas ya que sanando aquello que nos duele vamos a poder entender y acompañar la vida de los otros,
  • nos pone frente a nuestros fracasos y envidias ya que sanando aquello que nos detiene vamos a poder ayudar a otros a ponerse en marcha.

Cuando pensamos en los docentes y el lugar que ocupan dentro de la escuela, sus vidas y su rol se cruzan con cientos de vidas diferentes. Vidas con particularidades y formas de pensar y ver que es muy probable, no sean la suya… pero vidas al fin que necesitan ser acompañadas, cuidadas, sanadas y escuchadas.

Que nuestro primer gesto de amor sea con nosotros mismos, que podamos levantar la mirada y poner frente a Jesús lo que somos desde la confianza de saber que el primer gesto de amor de Jesús será para nosotros… cada día.

Fraternidad Raboni

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: