El Maestro enseña los domingos – 19/06/2016

“Un día en que Jesús oraba a solas y sus discípulos estaban con él, les preguntó: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Ellos le respondieron: “Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los antiguos profetas que ha resucitado”.

“Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy yo?”. Pedro, tomando la palabra, respondió: “Tú eres el Mesías de Dios”. Y él les ordenó terminantemente que no lo dijeran a nadie.
“El Hijo del hombre, les dijo, debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día”. Después dijo a todos: “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá y el que pierda su vida por mí, la salvará.” Lc 9,18-24

El texto comienza diciendo que Jesús oraba a solas pero, aclara, que sus discípulos estaban con Él. Se destaca la actitud orante del maestro aún cuando quienes lo acompañaban, tal vez, no lo habían notado.
El Señor no descuida su comunicación con Dios más allá de las circunstancias. Procura estar en diálogo con las otras personas de la trinidad en todo momento.
Esta decisión de orar, que realiza en soledad e intimidad, se ve reflejada en todo su actuar, se proyecta en cada gesto y cada palabra.
Podemos preguntarnos por nuestra actitud orante, como docentes y como escuela. Estamos llamados a vivir en oración, a ponernos en diálogo constante con la divinidad. Que toda nuestra vida sea plegaria.
Y esto no significa proponer muchas experiencias de oración, aumentar el número de celebraciones y misas, insistir para que nuestros alumnos recen y vayan a misa. No tienen que ver con lo que hacemos sino con nuestra decisión de poner en diálogo constante nuestra realidad con el Señor. Diálogo de la Fe con la cultura. Diálogo de nuestro “Ser” con nuestro “hacer”. Que quienes se vinculen con nosotros o entren a nuestras escuelas, puedan percibir la hondura, la interioridad, la profundidad, la mirada trascendente, que nos lleva a vivir de un modo distinto.
No es indispensable hablar todo el día de Dios. Solo se necesita que nuestra vinculación con Él sea tan fuerte, como para que nuestros gestos, decisiones, acciones, opciones lo anuncien, aún sin mencionarlo.
Jesús, al igual que a sus discípulos, nos pregunta “¿Y ustedes? ¿Quién dicen que soy?”
¿Una imagen en una estampita?, una estatua de la Iglesia? Ese que saluda solo a la mañana? El que recuerdan e invocan cuando las cosas se ponen difíciles? El que celebran de vez en cuando? (porque si somos escuela católica, hay que hacerlo…)
El Maestro quiere revelarnos a través de este texto su verdadera identidad, nos quiere hablar de su “Ser”, quiere volver a ocupar su lugar. Jesús quiere ser prioridad, el que de sentido a cada cosa que se haga en el colegio.
La misión fundamental de la escuela católica es el anuncio de Jesús vivo y Resucitado. La educación es un medio para lograrlo. Si el anuncio se desdibuja, se diluye, se posterga, entonces perdemos sentido e identidad, vamos dejando “Ser”.
Nuestro alumnos y compañeros están sedientos del anuncio de Jesús Misericordioso, que los recibe, los consuela, los mima, los escucha, los valora, los alimenta, los acompaña en el camino. Consciente o no de esa sed, toda persona vive en busca de plenitud, felicidad y armonía. Y esto solo se encuentra en Dios, nuestro Señor.
Vale la pena “perder” la vida en ese anuncio. Vale la pena cargar la cruz de cada día para seguirlo. Vale la pena poner los dones y conocimientos al servicio de esa misión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s