Inicio > La Palabra > El Maestro enseña los domingos – 11/12/2016

El Maestro enseña los domingos – 11/12/2016

Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle: 
“¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?”. 
Jesús les respondió: “Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven: los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!”. 
Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: “¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento? 
¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes. 
¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta. 
El es aquel de quien está escrito: Yo envío a mi mensajero delante de ti, para prepararte el camino. 
Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él. Mateo 11,2-11. 

 

Los Evangelios nos cuentan de muchos y fantásticos milagros, pero mirándolos desde hoy nos quedan lejanos. Agreguemos a esto algo que nos distingue… no importa la época o el siglo, la duda y la búsqueda de seguridad es una marca registrada de nuestra raza, incluso frente a lo evidente.

Frente a esto es que queremos proponerte algo, agudizar la mirada para ver hoy los mismos milagros de los que Jesús habla con los discípulos de Juan el Bautista.

Recordá tu aula, repasá los asientos y los rostros ubicados en cada lugar, recordá cada mirada, cada expresión, cada gesto que le ofreciste y te ofrecieron. Recordá sonrisas y actitudes.

Ahí vas a encontrar milagros

Recordá cuando entras a la sala de maestros o profesores, recordá conversaciones que rescataron o te rescataron. Recordá silencios y expresiones reparadoras.

Ahí vas a encontrar milagros

Recordá tu vida fuera de la escuela y dentro de ella, tus días cuando no se cruzaban con tantas vidas, recordá tus primeros años y tu presente.

Ahí vas a encontrar milagros

 

¿Que estamos buscando? ¿Alumnos que ya no son? ¿Escuelas que ya no existen? ¿Estructuras rígidas?

Ahí no los vamos a encontrar

¿Y ellos que buscan? ¿Docentes lejanos? ¿Escuelas represivas? ¿Directivos ocultos? ¿Sacerdotes o Hermanas grises? ¿Adultos que no quieran saber que les pasa?

Ahí no los van a encontrar

 

Se dan cuenta amigos la cantidad de milagros con los que convivimos dentro y fuera de la escuela… por que la vida es en sí misma el milagro más hermoso que tenemos. Y la vida no es la mía por sobre la de otros, la vida es un todos, la vida es comunidad, la vida nos iguala, nos descubre cercanos y nos revela su misión, ser cuidada, defendida y promovida.

 

¿Qué buscaban aquellos en el desierto? ¿Qué buscamos nosotros en la escuela?

Personas que nos revelen el valor de la Vida, que nos llenen de palabras de Vida, que nos regalen gestos que restauran la Vida y que nos guíen por caminos donde se despliegue la Vida.

Personas que frente a lo complejo o el misterio no dejan de reflejar la belleza de la vida e invitarnos a vivirla.

 

Amigos, para nosotros, la vida es éste de quién les hablamos cada vez que podemos, para nosotros la vida es Jesús.

Fraternidad Raboni

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: